Home Nuestro cole Noticias Relevantes “Me declaro firme defensora del eterno asombro; porque los cuentos no son sólo para niños”

Ampa Teresa Berganza

Register
“Me declaro firme defensora del eterno asombro; porque los cuentos no son sólo para niños” Imprimir Correo electrónico

Entrevista a Amaya Perucha, autora del libro de cuentos infantiles ¡Mira Mamá!


Profesora de Biología y Geología de Enseñanza Secundaria, y madre de 3 hijos matriculados en el Colegio Teresa de Berganza de Boadilla del Monte, pero también, y esta es la razón por la que la traemos a esta pantalla, escritora, en general, y de cuentos infantiles ilustrados, en particular. Su nombre es Amaya Perucha y ante las inminentes Ferias del Libro, la de Boadilla este fin de semana y la de Madrid, los 2 siguientes, hemos creído oportuno darle la palabra, que se presente y que nos adelante algunos detalles de su última obra, ¡Mira Mamá!, un delicioso cuento infantil ilustrado.

¿Desde cuándo escribes y cómo empezaste?

Siempre me ha parecido complicadísimo responder a esta pregunta. La respuesta, aunque muy manida, sería desde siempre. Tengo relatos escritos hasta con máquina de escribir... Sin embargo, el álbum ilustrado me encontró por casualidad. Estando en la facultad leí en el periódico que SM organizaba un concurso y, sin tener ninguna referencia de qué era eso, decidí hacer el primero de muchos. Por esa época no existía Internet, ni había forma de acceder a sitios de los que no sabías nada de nada. Seguí a raja tabla lo que marcaba el concurso (tamaño, número de páginas, formato...) y sin saber qué hacía entré en un mundo que me atraparía.

¿Cómo y qué tal se concilian escritura, trabajo y familia?

En realidad, desde que me levanto hasta que me acuesto vivo volcada en mis grandes pasiones: escribir y transmitir de cualquier forma la magia de las pequeñas cosas. La realidad es algo diferente. Mi trabajo me requiere mucho tiempo de casa, para preparar clases, corregir y tengo claro que no me quiero perder ni un minuto de la infancia de mis hijos. Escribir y dibujar pasan a ser actividades nocturnas o , si estoy muy atrapada por el cuento, intento que los chicos pinten conmigo.

¿Por qué literatura infantil y no de otro género?

Siempre me he considerado más escritora de relatos y novela que de literatura infantil. Sin embargo, en los dos últimos años estoy volcada en este género. Casi todas las ideas que me asaltan actualmente son muy dibujables y, desgraciadamente, aún queda para que consigamos que se asuma que el cuento no es sólo para un público infantil.

Háblanos de este libro ¿cuál es el fondo de la Historia, qué perseguías al escribirlo y qué esperas que sienta o entiendan sus lectores?

¡Mira mamá! es una historia tierna para compartir y sentir. No es un cuento al uso en el que hay una introducción, un desarrollo y desenlace. Es un cuento para juntarse y soñar al tiempo que se lee.

Llevaba tiempo queriendo plasmar esas frases de niños que a los adultos nos descolocan, pero que no dejan de ser la interpretación más sencilla. Escribirlo e ilustrarlo permitía romper con los estándares, jugar con las palabras y ver en las cosas lo evidente, lejos de lo cualquiera esperaría ver. Por último es un reconocimiento a esas madres pacientes que siempre, de la forma que sea, nos responden a todas las inquietudes, y al deseo vehemente de que cuando vayan olvidando las respuestas, sean los hijos los que se las recordemos.

¿Porqué leerlo, qué le dirías a potenciales lectores para animarles a leerlo?

Soy una firme defensora del asombro. A veces son los niños los que con sus preguntas nos deslumbran y nos devuelven a un mundo inesperado. A los niños les animo a leerlo porque está lleno de misterios y preguntas deseando que les respondan o que a su vez suscita preguntas nuevas.

¿Y para animarles a leer en general?

Para mí leer es esa puerta semiabierta que no puedes resistirte a acercar la nariz y ver qué pasa. A veces no pasa nada, a veces es sorprendente, a veces inesperado. Si me obligan a mirar no es lo mismo que si me dejan al lado de la puerta. Un día, de repente, tendré curiosidad por mirar.

¿Pensando ya en próximas historias…?

Sin parar. La pena es no tener más tiempo para que se materializaran tan rápido como llegan.

¿Hay algo que quisieras contar y no te hemos preguntado?

Sí. Me gustaría volver a destacar la importancia de no abandonar el cuento al abandonar la infancia. Oímos constantemente que estamos en un tiempo en el que la imagen parece imperar sobre todo y, sin embargo, el álbum ilustrado se cree sólo para niños. El álbum ilustrado ofrece esa gran riqueza que reside en el equilibrio entre texto e imagen. Hay cosas que no se pueden expresar con palabras y hay cosas que no se pueden expresar sin ellas. Trabajo con adolescentes y, a través de las historias y más ilustradas, reciben un mensaje mucho más claro que a veces, sólo texto.